Letra: , 1851; es tra­duc­ción y adap­ta­ci­ón.

Música: Diademata, , 1868.


Al Salvador Jesús
Canciones por doquier,
Con gratitud y puro amor
Entone todo ser;
A quien nos redimió
En santa caridad,
Cristianos todos, con ardor
Su nombre celebrad.

A Cristo el Salvador,
Rey de la eternidad,
Tributa cantos de loor
El coro celestial;
Con ellos a una voz,
Con júbilo sin par,
Las glorias de su inmenso amor,
Cristianos, entonad.

Las glorias declarad
Del Príncipe de paz;
Es su justicia salvación
Y su poder, bondad.
En digno sólo él
De gloria sin igual,
PUes con su sangre nos abrió
El reino celestial.

Rey de la vida es él,
Del mundo el vencedor,
Quien a la muerte despojó
De todo su terror;
En el poder vivid
De su resurrección
Glorioso el día llegará
De plena redención.