Letra: (1837-1916).

Música: , 1865.


Padre, tu palabra es
Mi delicia y mi solaz;
Guíe siempre aquí mis pies,
Y a mi alma traiga paz.

Coro

Es tu ley, Señor,
Faro celestial,
Que en perenne resplandor,
Norte y guía da al mortal.

Si obediente oí tu voz,
En tu gracia fuerza hallé,
Y con firme pie y veloz,
Por tus sendas caminé.

Coro

Tu verdad es mi sostén,
Contra duda y tentación,
Y destila calma y bien
Cuando asalta la aflicción.

Coro

Son tus dichos para mí,
Prendas fieles de salud;
Dame, pues, que te oiga a ti,
Con filial solicitud.

Coro